Luchando por la integración - Bangladesh

Anupam Ahuja

Bangladesh está a punto de celebrar el aniversario de sus 30 años de independencia. Se puede decir con confianza que se ha progresado notablemente en el campo de la expansión de la educación primaria. La tasa de matriculación en el sistema educativo oficial alcanza ahora el 85%, cuando sólo era 55% en 1985. Pero no ha resultado fácil. Una elevada población, discriminación sexual, extrema pobreza, catástrofes medioambientales y naturales causadas por inundaciones y altos índices de mortalidad infantil materna son algunos de los principales obstáculos que dificultan el progreso. Este artículo explora las lecciones que hay que aprender para la integración planteadas en el Bangladesh Rural Advancemente Committeee (Comité de Desarrollo Rural de Bangladesh-BRAC) y el Non-Formal Primary Education Programme (Programa de Educación no oficial- NFPE).

Una característica especial del sistema escolar primario en Bangladesh es la presencia de un gran número de escuelas administradas por ONGs y por las comunidades. Un 40% de los niños en edad escolar primaria están matriculados en escuelas dirigidas por organizaciones no gubernamentales (ONGs), instituciones religiosas y organizaciones comunitarias. Las escuelas administradas por ONGs reciben apoyo económico del gobierno con el fin de cubrir parte de los gastos de los salarios del profesorado. Estas escuelas son particularmente reconocidas no sólo por su enfoque innovativo en la metodología y la formación en el aula sino también por proporcionar educación a los sectores más pobres de la comunidad.

El BRAC es hoy una de las ONGs más grandes en el campo de la educación primaria. Su obra empezó en 1972 con el establecimiento de refugiados en el distrito de Sylhet, tras la independencia de Bangladesh en 1971, y desde entonces ha concentrado sus esfuerzos en la lucha contra la pobreza. El NFPE)fue creado en 1984 en respuesta a la pregunta formulada por un miembro de una organización rural: ¿y qué hacemos con nuestros niños? El programa educativo fue lanzado en 1985 con tan sólo 22 escuelas piloto. Ahora se ha extendido a más de 40.000 escuelas, con un número de niños inscritos superior al millón.

Los objetivos del NFPE son reducir el analfabetismo, contribuir a la educación básica infantil, especialmente de aquellos de las familias más pobres, promover la participación femenina en la educació y apoyar el programa universal del gobierno de educación primaria.

Actualmente, más niños que nunca están disfrutando de una Educación para Todos- tanto en los sistemas educativos convencionales como no convencionales. La tasa de niñas inscritas es ahora igual que la de niños.

La mayor parte de las escuelas BRAC se encuentran en el centro de las aldeas. La duración de las clases es decidida por padres y profesores. Las clases pueden comenzar tanto a las seis de la mañana como a las diez. Algunas escuelas tienen dos turnos por día, dependiendo del número de alumnos en la zona. Estos horarios flexibles permiten que las escuelas sean compatibles con la vida rural. La mayoría de los profesores son contratados en la zona. Para participar en el programa deben haber completado 9 años de escolarización y reciben un curso de formación de 15 días de duración, complementado por formación mensual una vez trabajando. La comunidad participa en la decisión de los horarios, la elección del local para la escuela y la provisión de material para la construcción de las aulas.

La metodología y prácticas utilizadas en el aula están centradas en el alumno y estimulan la participación. Actividades como educación física, canto, baile, expresión artística, trabajos manuales, juegos y relato de cuentos forman parte del programa de estudios. El interés de los alumnos está garantizado y se mantiene el alto nivel de asistencia.

BRAC dirige dos tipos de escuelas. Uno proporciona educación para niños que nunca asistieron a la escuela primaria. El otro ofrece cursos para niños más mayores que han dejado la escuela primaria pública. Tras completar los cursos de BRAC los niños pueden continuar su formación educativa oficial en el nivel apropiado.

Si la educación es para todos, y profesores y escuelas deben desarrollar prácticas de inclusión, debemos cuestionarnos preguntas importantes: ¿Todos los niños de la clase han aprendido algo? ¿Qué y cómo han aprendido? ¿Lo han aprendido maquinalmente o explorando los misterios de la asignatura? ¿Hay en el aula una disciplina forzada o existe una organización informal? ¿Es el profesor/a temido o alguien a quien los niños aprecian? En las escuelas BRAC todas estas preguntas han sido respondidas de forma positiva.

El trabajo de BRAC demuestra lo que es posible cuando los sistemas educativos se adaptan a las necesidades locales. El gobierno ha trabajado estrechamente con BRAC en este programa con el fin de hacer volver a niños más mayores que han abandonado el colegio y está actualmente adaptando muchas de las ideas inicialmente introducidas en el programa de estudios o en la formación de profesores de BRAC. La relación entre los sistemas educativos oficial y no oficial debe seguir para ser más sólida. El enfoque rígido de la educación convencional tiene mucho que aprender del sistema innovativo no no convencional, que es más centrado en el niño y enfatiza en el aprendizaje activo. Esta relación será el principio de la educación integradora en Bangladesh.

Anupam es en la UNESCO para el uso de la guía para la Formación de Profesores,

Puede ser contactada en A-59 Malviya Nagar, New Delhi 17 India . E-mail

Dirección de BRAC: 3356 Mohakhali C/A, Dhaka 1212, Bangladesh

Reference:
Link: http://www.eenet.org.uk/resources/eenet_newsletter/news4_sp/page10.php
Published in: Enabling Education 4_