De escéptico a defensor: una reflexión personal sobre los beneficios de la formación sobre la educación inclusiva, Camerún

Louis Mbibeh

Louis es un profesor de inglés y francés en una escuela de educación secundaria en la región noroeste de Camerún, el cual lleva enseñando más de seis años. Comparte a continuación sus experiencias con respecto al aprendizaje y la utilización de técnicas de educación inclusiva. Destaca los desafíos existentes y el camino a seguir para lograr una mayor sensibilización, así como para animar a otros docentes que pueden ser escépticos con relación a la implementación de la educación inclusiva.


Un taller de trabajo sobre la educación inclusiva fue organizado por el programa de Empoderamiento Socioeconómico de las Personas con Discapacidad (SEEPD, en sus siglas en inglés) de la Junta de la Convención de Salud Bautista de Camerún (CBHCB, en sus siglas en inglés) en 2011. Yo asistí sin ganas, ya que no entendía la educación inclusiva. Había visto a personas con discapacidad con anterioridad, pero mi actitud era de indiferencia y pena hacia ellos; simplemente me apartaba de ellos.

Sin embargo, las presentaciones realizadas por la Sra. Bridget Fobuzie y por el Sr. Ezekiel Benuh sobre lo que es la educación inclusiva y sobre la discapacidad/ igualdad respectivamente, modificaron mis pensamientos y tuve la determinación de averiguar más al respecto. Participé en dos cursos intensivos organizados por el programa SEEPD. Dichos talleres de trabajo fueron enriquecedores y me convertí entonces en un embajador de la educación inclusiva, en un contexto en el que poca gente entiende realmente el concepto.

Mi respuesta
Me dí cuenta de todo lo que había obviado a lo largo de los años, así como el número de estudiantes que habían dejado mis clases habiendo aprendido muy poco o incluso nada. Esto constituyó un desafío y comencé a buscar información sobre la práctica de la educación inclusiva a nivel internacional, considerando sus posibles adaptaciones al aula camerunense.

En los últimos dos años, mi práctica docente ha mejorado muchísimo. Ahora sé que la educación inclusiva no es solamente para personas con discapacidad, sino que contribuye a que el conocimiento y el aprendizaje sean accesibles para todos. Por lo tanto, tengo la determinación de continuar consolidando dicha práctica, no sólo desde una perspectiva general sino concentrándome en discapacidades específicas y en sus alojamientos respectivos en el aula.

Desafíos y el camino a seguir
La implementación de la educación inclusiva en un contexto en el que hasta un 75% del personal no tiene consciencia de dicha práctica no ha sido nada fácil.

Estos son algunos de los retos a los que me he tenido que enfrentar:

  1. Actitudes: los colegas que no han recibido formación al respecto tienden a sentir incertidumbre sobre dicha práctica docente.
  2. Políticas: teniendo en cuenta que Camerún no ha adoptado el concepto de la educación inclusiva como parte de sus políticas, constituye muchas veces un reto el convencer a los administradores del valor de los temas relacionados con la inclusión.
  3. Infraestructuras: todos los estudiantes tienen carencias con respecto a sus necesidades básicas: rampas, canchas de juego, materiales de aprendizaje y enseñanza,…etc.
  4. El currículum: está orientado hacia la realización de un examen y la excelencia de la práctica docente es evaluada según se complete el programa de contenidos.

Puede que no necesitemos una varita mágica para superar estos desafíos. Las actitudes y las políticas no pueden cambiar de un día para otro. Entonces, debemos centrarnos en el día a día, explicando y mostrando a nuestros colegas los beneficios de la educación inclusiva para todos los estudiantes. Si los profesores comienzan a enseñar de forma inclusiva, la política ciertamente será el segundo paso y, por lo tanto, la infraestructura y los métodos de formación docente también mejorarán.

Los cursos anuales de formación impartidos por el programa SEEPD recibidos por el profesorado constituyen una iniciativa loable en cuanto al fomento de la sensibilización. Nosotros apoyamos el programa y animamos a sus socios (CBM, USAID,…etc.) a que continúen con dicho proyecto. En mi opinión, el programa SEEPD es una de las mejores formas de implementar la educación inclusiva en Camerún.

Creo que la formación que he recibido ya está teniendo sus frutos. No consideramos que los desafíos sean piedras en el camino, sino oportunidades para progresar. No solamente muchos de mis colegas se han convencido del valor de la educación inclusiva, sino que muchos de ellos están ansiosos por recibir formación al respecto. Pienso que esto constituye una prueba de que la respuesta es formar a más profesores.

Contactar con: Louis Mbibeh, Programa SEEPD
Servicios de la Convención Bautista de Salud de Camerún, Bamenda, Región noroeste, Camerún
Correo electrónico:

 

Reference:
Link: http://www.eenet.org.uk/resources/eenet_newsletter/eer2_spanish/page5.php
Published in: Enabling Education Review 2_