Asistentes de docencia sordos: proporcionando oportunidades educativas y de empleo para la infancia y los adultos sordos en Papúa Nueva Guinea

Light for the World

Para muchos niños con discapacidad, la falta de adultos con discapacidad en las escuelas regulares puede representar una barrera para su inclusión. Los adultos con discapacidad pueden actuar como modelos y pueden dar a los niños con discapacidad también un sentido más profundo de pertenencia y de que están siendo entendidos. Este artículo explica cómo los asistentes de docencia sordos están siendo desarrollados en Papúa Nueva Guinea para ayudar con la inclusión de niños sordos en las escuelas regulares y como una forma de mejorar las oportunidades educativas y laborales de los adultos sordos.

El proyecto, gestionado por Callan Services, tiene como objetivo mejorar la educación primaria de calidad y los servicios sanitarios básicos para las niñas y niños con discapacidades auditivas. Uno de los elementos clave ha sido la contratación de 20 asistentes de docencia sordos o con discapacidad auditiva.

Los asistentes de docencia sordos juegan un papel importante dentro del marco más amplio de la promoción de la cultura de la comunidad de sordos, así como en apoyar la inclusión de 300 estudiantes sordos en escuelas de educación primaria. El proyecto también busca ofrecer a los docentes de apoyo la posibilidad de obtener cualificaciones superiores (con el objetivo final de convertirse en profesores) y de recibir formación sobre el desarrollo temprano. Varios asistentes de docencia sordos ya han conseguido entrar en cursos de educación superior para profesores.

Los docentes de apoyo son identificados en la comunidad. Son seleccionados por sus habilidades comunicativas y de interacción dentro de la comunidad de personas sordas y con discapacidad auditiva, así como por su capacidad para trabajar con alumnos sordos y pequeños. También son seleccionados por su creatividad y la mayoría de ellos poseen al menos una educación primaria completa.

Los asistentes de docencia sordos reciben mayoritariamente formación en el trabajo por parte de un profesor especialista de la Unidad de Recursos para Sordos (DERU, en sus siglas en inglés) (clases independientes paralelas a las escuelas regulares y dirigidas por un profesor formado en la enseñanza a personas sordas). También tienen acceso a otras oportunidades educativas y apoyos para mejorar su nivel de inglés. Los asistentes de docencia sordos tienen la oportunidad de conocerse unos a otros en reuniones regionales y nacionales. Dicha oportunidad de compartir experiencias es un aspecto importante para construir y fortalecer la comunidad sorda. Los asistentes también tienen otras responsabilidades además de su papel docente en el aula. Participan y apoyan los programas de deportes a nivel local, regional y nacional, asistiendo también en la enseñanza del lenguaje de signos.

Mediante la proporción de formación en educación infantil, el proyecto busca ayudar a los asistentes de docencia sordos a trabajar de forma más efectiva con niños pequeños sordos y apoyar su transición de las clases de la DERU a las clases regulares. La formación también les proporciona las habilidades necesarias para apoyar las adaptaciones curriculares basadas en las necesidades individuales de los niños sordos, siendo también un recurso dentro de las clases regulares.

La educación para sordos es relativamente nueva en Papúa Nueva Guinea y muchos adultos sordos no han tenido la oportunidad de ver su potencial como contribuidores clave en la educación, o reconocer su capacidad para alcanzar una educación superior y un empleo mejorado. El enfoque de asistentes de docencia sordos está proporcionando oportunidades educativas y de empleo. Los asistentes también se convierten en modelos positivos para los niños sordos y sus familias en la comunidad. Además, han contribuido a la mejora de las habilidades de lenguaje de signos en las escuelas, tanto en los alumnos como en los profesores.

Asimismo, el proyecto ha permitido el desarrollo de una Asociación Nacional de Profesores de Lenguaje de Signos, que marcará las directrices sobre la enseñanza de dicho lenguaje. Un resultado clave del proyecto fue la decisión de desarrollar el lenguaje de signos en Papúa Nueva Guinea, así como el reconocimiento de la necesidad de una formación estructurada para los intérpretes y la revisión completa de los enfoques educativos. El desarrollo del lenguaje de signos de Papúa Nueva Guinea está progresando con talleres de trabajo por todo el país y los asistentes de docencia sordos son cruciales en dicho proceso.

Para más información, contactar con: Light for the World Austria

Sabine Rehbichler

Callan Services, Michael Lulu

 

Reference:
Link: http://www.eenet.org.uk/resources/eenet_newsletter/eer2_spanish/page18.php
Published in: Enabling Education Review 2_