Profesores para todos: enseñanza inclusiva para las niñas y los niños con discapacidad

Ingrid Lewis

En muchos países no existen profesores bien preparados y capaces de motivar. Esto tiene un impacto en el número de nuevos alumnos, en la participación y en los logros de todos los escolares, aunque puede ser muy negativo, en particular, en el caso de los niños pertenecientes a grupos marginalizados. Con frecuencia, el profesorado carece de formación o de apoyo con respecto a la enseñanza de niñas y niños con discapacidad. En este artículo, Ingrid resume los modos clave en los que podemos preparar mejor a los profesores regulares para enseñar en clases diversas.

Los estándares nacionales en la formación del profesorado varían considerablemente de un país a otro y son muchas veces inadecuados. La formación para profesores regulares casi nunca les proporciona la suficiente confianza, el conocimiento y las habilidades para apoyar de forma efectiva a los estudiantes con discapacidad. Investigaciones recientes1 han identificado cinco estrategias clave para mejorar la situación. Cada país dará un énfasis diferente a cada una de estas áreas para adecuarlas a su contexto específico.

1. Los legisladores y los formadores del profesorado necesitan entender la educación inclusiva
Las personas que desarrollan e implementan las políticas sobre educación y la formación de profesores necesitan un buen entendimiento de la educación inclusiva, para que de esta manera puedan promover la inclusión en todos los aspectos del trabajo educativo.

Los legisladores y los formadores del profesorado necesitan:

Para alcanzar el nivel de entendimiento necesario entre los legisladores y los formadores del profesorado, los esfuerzos de defensa, representación y sensibilización necesitan presentar mensajes claros y concisos sobre los puntos anteriormente mencionados. Debería haber formación y apoyo de seguimiento (incluyendo visitas frecuentes a las escuelas y a los proyectos de educación inclusiva), para que los legisladores y los formadores continúen aprendiendo y mejorando el apoyo que diseñan para los profesores en la etapa previa al empleo y durante su fase en activo.

2. La educación inclusiva debería estar integrada en toda la formación docente
La educación inclusiva afecta a todos los aspectos de la educación, por lo que todos los profesores deberían aprender a hacer que la educación sea más inclusiva. Esto significa aprender a mejorar la presencia, la participación y los logros de todos los estudiantes así como aprender a apoyar la inclusión de los estudiantes con discapacidad en particular.

El profesorado necesita asimilar la educación inclusiva desde el primer día de su formación, para que de ese modo se vea como algo fundamental en su trabajo. Los profesores ya existentes también necesitan participar en el desarrollo Professional continuo, necesitan ayudarles a reflexionar constantemente y mejorar sus actitudes y sus prácticas. El desarrollo profesional puede incluir cursos de formación reglada en activo, así como oportunidades no regladas de aprendizaje, tales como grupos de investigación en acción y de debates entre profesores. Los cursos de educación inclusiva impartidos de forma esporádica o una sola vez no son suficientes.

Entre las acciones clave necesarias se incluyen:

3. La formación docente debe conseguir el equilibrio entre la teoría y la práctica.
La formación docente necesita ofrecer un equilibrio entre el aprendizaje sobre el concepto de la educación inclusiva y la observación e implementación de estas teorías a la práctica, con el apoyo de colegas experimentados. La formación docente necesita ser relevante al contexto y a la cultura locales, así como estar bien gestionada, de manera que los profesores que están siendo formados y el profesorado formador no se sientan sobrellevados. La combinación de teoría y práctica debería ilustrar desafíos de la vida real en la escuela, proporcionando al mismo tiempo a los profesores habilidades para que se conviertan en profesionales reflexivos y analíticos.

Algunas de las opciones para suplementar la formación docente con una experiencia directa de temas relacionados con la discapacidad son:

Los mecanismos de formación en cascada están considerados como una forma económicamente viable de pasar un mensaje de un grupo de profesores a otro. Y, sin embargo, con frecuencia no apoyan a los docentes en formación para que tengan acceso a compartir sus experiencias, proporcionando aún en menos ocasiones un seguimiento. Estos enfoques necesitan ser mejorados para proporcionar apoyo en la escuela, mentorados por parte del profesorado experimentado, aprendizaje entre los propios colegas profesionales y formación frecuente de seguimiento.

4. Las personas con discapacidad deberían estar involucradas en la formación del profesorado.
Existe una tendencia creciente a involucrar a la comunidad en la gestión escolar y en el desarrollo. Para que esto sea fructífero, es necesario que incluya a representantes de diversos grupos, lo que también incluye a las personas con discapacidad. Sin embargo, las personas involucradas en la planificación y el desarrollo de la formación para docentes no tienen una discapacidad o una experiencia directa del trabajo con personas con discapacidad. Si queremos que la formación docente sobre la inclusión sea práctica y realista, muchos actores, incluidas las personas con discapacidad, deberían estar involucrados. Entre las estrategias a aplicar se incluyen:

5. La fuerza de trabajo docente ha de ser diversa y representativa.
Para lograr la inclusión de todas las niñas y todos los niños, necesitamos ser cuidadosos a la hora de determinar quién va a convertirse en profesor/a. Los niños que sienten que sus profesores no tienen nada en común con ellos o que no les entienden, pueden tener mas tendencia a no involucrarse en el aprendizaje y a abandonar la escuela consecuentemente. Una fuerza de trabajo docente diversa, que represente a secciones de hombres y mujeres en la comunidad, a personas con y sin discapacidad, así como los grupos étnicos, ling├╝ísticos y religiosos existentes en la comunidad, es muy importante.

Las personas con discapacidad tienen una gran probabilidad de experimentar barreras significativas para alcanzar el nivel educativo necesario para convertirse en profesores. Se necesitan políticas flexibles con respecto a la participación en la formación de docentes, así como sobre la promoción y el patrocinio de cursos de reciclaje para los candidatos potenciales. La accesibilidad de la formación docente en cuanto a la infraestructura arquitectónica y los materiales del curso también necesita ser mejorada.

El profesorado con discapacidad puede ser sujeto de discriminación durante la búsqueda de empleo, bien en el proceso de selección, bien como resultado de restricciones externas que no permitan que personas con discapacidad puedan convertirse en docentes debido a evaluaciones estrictas de carácter físico. También es probable que sean sujeto de discriminación en el lugar de trabajo por parte de sus colegas o de los padres, o con respecto a las estructuras salariales y los programas de desarrollo profesional. Es necesario revisar la legislación laboral aplicable al profesorado y trabajar para quitar esas barreras.

Este artículo está basado en un documento más amplio realizado por Ingrid Lewis (EENET) y Sunit Bagree (antiguamente en Sightsavers) para el IDDC, el cual está disponible en:
http://bit.ly/1glgWuQ

Para más información, contactar con:
Ingrid Lewis, EENET CIC
C/ 37 Market
Hollingworth
Cheshire, SK14 8NE
Reino Unido

 

1Rieser, R (2013) ‘Teacher Education for Children with Disabilities. Literature Review’. Preparado para UNICEF, Nueva York. www.eenet.org.uk/resources/docs/Teacher_education_for_children_disabilities_litreview.pdf


Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined function mysql_connect() in /home3/eenet/public_html/reference.php:6 Stack trace: #0 /home3/eenet/public_html/resources/eenet_newsletter/eer2_spanish/page16.php(106): require() #1 {main} thrown in /home3/eenet/public_html/reference.php on line 6